Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

jueves, 3 de abril de 2014

Jaime. El obrero 3.1

Nick montaba el fusil en uno de los ejercicios cotidianos. Tenía que montarlo y desmontarlo una y otra vez y repetir la operación hasta que el instructor diera la orden.

Desde que había ingresado en la escuela de formación de la milicia el entrenamiento había sido muy intenso. La guerra iba mal y necesitaban nuevos refuerzos preparados cuanto antes.

En medio del ejercicio, mientras hacía la enésima repetición vio con el rabillo del ojo una figura que le resultó familiar. Pero no familiar del mes escaso que llevaba allí. Familiar de antes, de antes de ingresar en la milicia.
¡Era Martillo!

No se lo podía creer. No lo veía desde el comienzo de la guerra. Parecía intacto. ¡Qué buena noticia! ¿Pero qué hacía allí? A su compañero de trabajo le había reclutado el gobierno y en principio formaba parte del ejército regular, no de la milicia.

"¡Martillo!"

Debió de pensarlo... en voz alta. Su instructor no entendía de viejos amigos. Le gritó, le insultó y le amonestó por bajar el ritmo en el ejercicio.

"¡Estamos en guerra! La instrucción no puede ser un juego", le gritó entre otras cosas.

Daba igual. Tenía que encontrar el momento para ver a su antiguo compañero.