Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Jaime. La bolchevique 1.3.

Tenían cuatro coches delante que muy lentamente se movían hacia el puesto fronterizo. 

Bella y Martillo analizaron la situación: la carretera era de doble sentido, un carril ida y otro vuelta. La frontera estaba señalizada por una barrera en cada sentido que hacía parar a los coches. Mientras que para abandonar la República había algo de cola, para entrar apenas pasaban coches. Dos cabañas de madera, una en cada lado de la carretera, hacían las veces de cuartel de la guardia fronteriza. Un jeep de los BAB y un coche de la guardia fronteriza estaban aparcados junto a la cabaña de la derecha.

Pudieron distinguir a tres agentes BAB y dos guardias en su sentido y otros dos, un BAB y un guarda, en el otro sentido. Al otro lado de la barrera un cartel informaba a los viajeros de que abandonaban la República. No había banderas, ni alambrada, ni otros elementos presentes en otros puestos más importantes y transitados.

- Si nos descubren, de ahí no salimos.

Era la primera frase que decía Martillo en prácticamente todo el viaje. Bella quiso entender un cierto tono de reproche en sus palabras por no haber echo caso de su plan.

- Confiemos en la coartada y los papeles - Respondió Bella que no dejaba de pensar en algún plan B.

Pero no se le ocurría nada.

Llevaban armas, pero estaban escondidas en los bajos del coche, por si a los guardias les daba por registrarles. Lo que se salía de lo planificado era la presencia BAB.

Pasó el primer coche. Pararon al siguiente. Un guardia hablaba con el conductor mientras dos BAB echaban una ojeada al vehículo. El otro BAB y el otro agente esperaban en la cabaña. Al otro lado no pasaba nadie y el guarda se refugió en su respectiva cabaña.

Pasó el segundo coche. Los BAB no esperaron al tercer coche, se fueron a su cabaña, como si les hubieran llamado de allí. El guardia se limitó a revisar la documentación que le pasaron los pasajeros.

Pasó el tercer coche. Los BAB seguían en la cabaña. Eso era bueno si permanecían ahí hasta que ellos hubieran cruzado. En el otro carril el BAB parece que se había cansado de no hacer nada y se fue a su cabaña.

Tras pasar el cuarto coche, Martillo condujo lentamente el coche hasta la barrera. Esos segundos se hicieron eternos. ¿Y si les reconocían? ¿Y si no se creían la coartada o sospechaban de sus documentos? A Bella seguía sin ocurrírsele un plan "B" y cuanto más trataba de imaginarse uno, más bloqueada se sentía.

El guardia les hizo esperar parados ante la barrera. Le habían llamado desde su cabaña y mientras iba y venía tuvieron que permanecer en esa angustiosa espera. Por fin volvió el guardia, sin los BAB. Martillo le ofreció los papeles, les echó un vistazo rápido y tras devolvérselos, accionó un control remoto con el que levantó la barrera.

Bella y Martillo se contuvieron mientras se alejaban, internándose en el ansiado Continente. Pasada una curva pudieron desahogarse, reír e incluso gritar. También Martillo, que no comprendía cómo podía haber sido tan fácil. 

No repararon más en lo que dejaban atrás. Lo importante es que habían cruzado.