Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

lunes, 10 de marzo de 2014

Jaime. La bolchevique 1.2

Pablo le había explicado a Bella que Martillo era partidario de cruzar la frontera a pie, lejos de las carreteras, y de noche para tratar de actuar con absoluto anonimato. Ambos creían que tanta precaución era excesiva, confiaban en la calidad de los documentos falsificados y en la coartada del viaje. No obstante durante el viaje Martillo no insistió con su idea... lo cierto es que ni insistió ni dejó de insistir con nada, pero ahora que estaban tan cerca Bella dudaba sobre si las cautelas planteadas por su acompañante eran necesarias.

Los documentos eran muy buenos. Con papeles similares varios compañeros habían cruzado la frontera varias veces. Martillo y Bella son turistas extranjeros que continúan su viaje por el Continente. Ambos habían practicado el idioma y el acento continental y llevaban divisas, souvenirs, fotos... incluso Bella tenía la cara ligeramente quemada por una exposición demasiado prolongada a los rayos solares. Eran Martín y Rosa Hamburgers, recién casados disfrutando de un animado viaje de turismo de aventuras. Pasaporte y documentos sellados por el Ministerio de Turismo e incluso una carta de la embajada por si ocurría algún imprevisto en el viaje.

Conforme se acercaban al puesto fronterizo, Bella refrescó sus lecciones de acento continental, lleno de erres fuertes y haches aspiradas.

- "Buhenos tarrdes ahente. Grracihas porr todo".

De golpe Martillo aminoró. No le hizo falta decir nada. Bella les distinguió perfectamente. A parte de la guardia fronteriza, la policía ordinaria encargada de la frontera, el puesto fronterizo estaba dotado de varios agentes de las BAB, los Batallones Anti-Bolcheviques, la tenebrosa policía política del Ministerio. Esa presencia no estaba prevista. Normalmente no guardan la frontera salvo por misiones específicas. Eso significaba que podían estar buscándolos. Eso significaba que podía haber algún infiltrado revelando las misiones a las BAB.

Ya era tarde para dar media vuelta o parar el coche y huir. Sólo podían continuar y probar suerte con sus papeles y coartada.