Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

jueves, 20 de marzo de 2014

Jaime. El obrero 2.3.

Sabía que se iba a celebrar ese día. Algo había oido a los del sindicato y en el bar. Pero no les había prestado atención porque nunca le había interesado la política. Cuando sus compañeros de trabajo discutían a favor o en contra del bolchevismo o de las distintas corrientes dentro del partido, Nick directamente desconectaba y volvía a la carga con sus remordimientos sobre Laura.


Ahora estaba en una asamblea llena de trabajadores y como llegaba más y más gente y la plaza tenía unas dimensiones reducidas pronto Nick quedó atrapado entre los asistentes. La sensación de axfisia generalizada, pero mucha expectación presente en el ambiente le recordo a los conciertos a los que iba con Laura. Pero no era música lo que oía.

- (...) Es una provocación que busca destruir el Partido. - Trataba de explicar el actual orador, un hombrecillo con gafitas y tono de voz amanerado que no parecía haber trabajado en su vida.

Nick a penas podía distinguir a los oradores y no entendía muy bien lo que decían. La multitud no parecía compartir sus palabras y los murmullos desaprobatorios obligaban al orador a forzar inútilmente su voz.

- ¡ No podemos quedarnos de brazos cruzados! - Gritó un hombreton mostrando un puño cerrado a los oradores.
- ¡No escucháis al pueblo! - Se oyó un grito agudo de mujer.
- El Partido debe permanecer unido. Resistir es vencer -Trataba de argumentar el orador.

Los murmullos se transformaban en gritos y abucheos aunque una minoría salió en defensa de los oradores enfrentándose a la masa.

- ¡Sois unos provocadores!
- ¡Estáis haciéndole el juego a la burguesía! 
- ¡Eso dímelo a la cara!
- ¡Cobardes!

La situación degeneraba. Parecía que la cosa podía llegar a las manos.

Entonces en la tribuna hubo un movimiento que atrajo la atención de la asamblea: Un hombre más joven se había subido y forcejeaba con el orador para conseguir el micrófono. Cuando por fin logró arrebatárselo arrancó un primer sonoro aplauso.

- ¡No todo el Partido defiende la posición de la mayoría del CC! -comenzó a explicar el joven jaleado por la asamblea - ¡Jaime defiende que pasemos ya a la acción! -

Fue la primera vez que escuchó ese nombre. La gente rugió al escucharlo pronunciar.

- Pide que formemos milicias y luchemos contra el fascismo.

Un estruendo inundó la plaza. Vítores y aplausos dejaban muy clara la posición mayoritaria. El anterior orador y sus compañeros empequeñecían. No sabía donde meterse. Sus partidarios, antes dispuestos a disolver la asamblea a golpes ahora plegaban velas.

- ¡No consentiremos que el fascismo asesine a nuestros hijos y destruya nuestras ciudades!
- ¡Viva Jaime!
- ¡Abajo el fascismo!