Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

martes, 11 de febrero de 2014

Una nueva historia 2.11

La puerta del despacho estaba cerrada pero eso no fue ningún problema. Jhan utilizó su gran uña como una tarjeta y con unos movimientos precisos abrió la puerta.

La oficina era muy distinta a la que albergaba el cadáver: Era amplia, luminosa y lujosa. Una cristalera permitía una vista bastante hermosa del complejo, al menos a esas horas de la noche en las que los edificios y naves industriales estaban iluminados.

Una mujer pancha, mucho más voluminosa y grande que sus hombres, restregaba el suelo arrodillada con un cepillo. Al escuchar a Jhan se incorporó sobresaltada. Era una empleada del Complejo, a todas luces inocente. Limpiaba una mancha de sangre del suelo.

-¡Váyase de aquí señora! - ordenó Jhan. La pancha abandonó apurada la oficina.

Si había sangre, entonces... Jhan buscó por las paredes y sí: no tardó en encontrar un agujero de bala. Además toda la sala demostraba que se había producido una pelea.

Aparecieron el directivo y el jefe de seguridad escoltados por dos de sus matones:

- Ya le avisamos detective que esta oficina estaba fuera de su jurisdicción.

El directivo estaba rabioso. El jefe de seguridad sobre todo expresaba preocupación.

- Si, si... pero omitieron el detalle de que el crimen se perpetró aquí. Están entorpeciendo una investigación especial, y eso es delito caballeros.

Jhan utilizó su terminal de línea para hablar con el sargento:

-Sargento, que suba un equipo científico aquí arriba y que los resultados de la autopsia del cadáver del lord sean prioritarios. 
- Me comunican que los restos del lord no se han llevado al laboratorio señor. 
- ¿Cómo es eso posible?

El jefe de seguridad interpretó el rostro contrariado del detective como una victoria y su preocupación se mudó a una sonrisa contenida.

- Me comunican que con la confesión del mamón, la familia solicitó que el cadáver fuera directamente al crematorio para acelerar a ceremonia de despedida. 
- ¿Quién les dio permiso?
- Su superior, el comisario - se anticipó a responder el directivo con arrogancia y suficiencia.