Relatos de Jjojismos

· La última bolchevique (concluido), una mujer regresa del exilio y se encuentra con un país devastado por la guerra. Perseguida, deberá aliarse con los compañeros que la traicionaron para luchar por su supervivencia.
· Una nueva historia (en proceso), 1913, han asesinado al hijo de un importante empresario, el detective Jhan, un troglo, no cree que el sospechoso detenido, un trabajador de oficinas mamón, sea el verdadero asesino.
· Jaime (en proceso), la secuela de La última bolchevique. Bella, colaboradora de los nuevos bolcheviques se lanza a la búsqueda del a la par odiado y amado Jaime para evitar una nueva guerra.
· La muerte de Ishtar (en proceso), nos situamos a finales del siglo IV, principios del V. La nueva religión cristiana se abre paso frente a las antiguas creencias paganas. Dos mundos chocan y luchan entre intrigas, persecuciones y aventuras.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Una Nueva Historia 1.2

Un sospechoso. 

O eso decía el cuerpo de seguridad. Tenían mucha prisa por cerrar el caso, o eso pensaba Jhan. Era el procedimiento normal que cuando en un crimen estaba implicado un lord o alguno de los aliados se encargara la policía especial. Aunque ciertamente no todos los detectives eran tan profesionales como Jhan. "En eso habéis tenido mala suerte", pensó.
Al parecer uno de los trabajadores del complejo minero había amenazado de muerte al lord Campcol hijo delante de varios testigos. Eso no era suficiente aunque era una tremenda imprudencia por parte del trabajador. Lo sorprendente era que no le hubieran despedido en el acto.

Antes de pasar al sospechoso, Jhan prefirió terminar con la oficina. La masa viscosa que había sido un lord, la taladradora... todo impactante para que solo nos fijáramos en la brutalidad y el horror. Jhan se rascó con su gran uña. Era un gesto habitual en los troglos cuando pensaban. En esa habitación no había nada mas.

-¿Qué es este lugar? -pregunto Jhan al jefe de seguridad. 
-¿Cómo? ¿Disculpe? -el jefe, otro troglo como Jhan estaba sorprendido -. Pues una oficina. ¿Qué importancia tiene eso?
- Pero no era la oficina del lord. Es pequeña, oscura... poco digna de un lord.
- Eh... si claro. Ésta es una oficina de la plantilla... el despacho del lord está arriba.
- Me gustaría verlo.
- ¿El qué? 
- El despacho.


Hubo un instante de zozobra en el gesto del jefe de seguridad.  Pronto se repuso.

- No puede, señor.  No tiene autorización.  El despacho del lord Campcol hijo está bajo jurisdicción del Ministerio de Defensa. Nadie sin autorización pertinente puede entrar.

¡El ejército! Jhan volvió a rascarse. La corporación de Campcol se dedicaba a la minería y la siderurgia, pero si el ejército estaba de por medio algo mas tendrían entre manos. La tensión militar había crecido durante todo el año.  Algunos medios hablaban abiertamente de una guerra universal... 1913 estaba resultando un año muy movido. Si los Campcol trabajaban para el ejército, el asesinato del primogénito y heredero resultaba aun mas preocupante.

El jefe de seguridad, como tratando de desviar los pensamientos de Jhan volvió a insistir en el sospechoso. Lo tenian bajo arresto. Era hora de ir a interrogarle.